Saltar al contenido

¿Cómo hacer un masaje para bebé?

En esta nota te contamos cómo hacer un masaje para bebé para aprovechar sus beneficios y lograr que los bebés lo disfruten.

¿Cómo hacer un masaje para bebé? – Beneficios del masaje infantil

Dar masajes a tu hijo es una forma maravillosa para mejorar el vínculo entre tú y tu bebé. Un relajante masaje tranquiliza al bebé, ayuda a que haga mejor la digestión y facilita el descanso. Además de estos beneficios, también es uno de los momentos más apreciados para los padres porque permite pasar tiempo íntimo con el bebé.

Las últimas investigaciones han demostrado que el masaje para bebés tiene numerosos beneficios, mejora notablemente su desarrollo y crecimiento. Esta técnica hace que se mejore la circulación sanguínea, la digestión, alivia los gases, mejora la postura y la flexibilidad, fortalece el sistema cardiovascular, favorece el mejor funcionamiento del sistema inmunológico, aumenta la vitalidad, facilita la relajación y ayuda a dormir, es calmante y reconfortante.

El masaje infantil provee de muchos beneficios al bebé a la vez que ayuda a establecer un vínculo más intenso entre la madre y su hijo.

Las investigaciones muestran que el masaje infantil ha sido muy favorable en muchas afecciones comunes de los bebés como ser:

  • Ayuda a aliviar las molestias de gases, cólicos y estreñimiento
  • Mejora la circulación de la sangre
  • Ayuda en la digestión
  • Favorece un mayor desarrollo del sistema nervioso
  • Estimula el desarrollo neurológico
  • Aumenta el estado de alerta y conciencia
  • Reduce las hormonas del estrés
  • Mejora la función inmune
  • Genera la liberación de oxitocina
  • Relaja y calma

Consejos para hacer un masaje para bebé

Además de todas estas ventajas maravillosas, también es una gran manera de desarrollar una mejor comunicación entre los padres y el recién nacido, creando un fuerte vínculo entre ellos. En este post te mostraré los pasos y rutinas sencillas de masaje para que puedas cuidar a tu hijo y darle siempre lo mejor.

Encuentra el momento adecuado

¿Cómo hacer un masaje para bebé?
¿Cómo hacer un masaje para bebé?

Una de las cosas más importantes es encontrar el mejor momento para que puedas concentrarte en el bebé sin interrupciones.

Evita el masaje antes o después de alimentar a tu hijo, el mejor momento para esto es en las mañanas y por la noche.

El masaje tiene que durar solo unos 15-20 minutos, pero todo depende de cómo el bebé reacciona al tacto y al movimiento.

Presta atención a la comodidad

La segunda cosa importante después del momento es la comodidad que tenga el niño. Asegúrate de que esté confortable, colócalo boca arriba sobre una toalla suave para el masaje frontal y una vez que concluyas con este lado, dalo vuelta.

También ten en cuenta la temperatura y la iluminación, el ambiente tiene que estar cálido y la luz ha de ser tenue. Mientras le haces el masaje háblale y cántale o bien coloca una música relajante.

Es importante respetar la integridad del bebé y hacer lo que es bueno para tu pequeño, los niños recién nacidos gozan menos tiempo del masaje mientras que los de más de un mes pueden disfrutar de un masaje más largo.

Siempre vigila las reacciones de tu hijo mientras le realizas el masaje para darte una idea de si lo está disfrutando o no.

¿Cómo hacer un masaje infantil?

El masaje para bebé es una forma natural de aliviar el estrés, es gratificante para ambos y además estimula la intimidad, la comprensión y la capacidad de nutrir.

El masaje infantil mejora la comunicación entre ambos, aumenta la confianza y la sensibilidad a las señales que da el bebé; también contribuye al desarrollo, estimula el crecimiento del cuerpo, mente y espíritu. Mejora la capacidad para entender las necesidades especiales del bebé, y además hace que la criatura duerma mejor.

Cómo dar un masaje al bebé: Masaje de pies a cabeza
  • Este masaje es para todo el cuerpo del bebé, sirve para que entre en calor y esté bien preparado para los demás masajes.
  • Coloca al bebé sobre una colchoneta en el piso boca arriba y arrodíllate frente a él. Haz contacto visual y acarícialo suavemente de cabeza a pies.
  • Seguidamente masajea sus brazos y piernas varias veces apretando suavemente con los dedos colocados como un brazalete que abraza sus extremidades moviendo la mano como si se estuviera ordeñando una vaca (justamente a este masaje se lo llama “ordeñe”).
  • Nunca pierdas el contacto con el bebé y tampoco olvides de masajear sus piecitos.; una vez que termines haz lo mismo pero con el bebé de espaldas.
  • El masaje se finaliza con unas caricias en la pancita siguiendo el sentido de las agujas del reloj.

Masaje para bebés: aceites de masaje

El masaje en los bebés resulta sumamente favorecedor a nivel físico y mental, además es una manera más de que se establezca un fuerte vínculo entre la madre y el niño.

Pero ¿Cómo y con qué realizar el masaje?… la mejor opción son los aceites de masaje ya que además de facililitar el deslizamiento de las manos, nutren la piel del niño y le ofrecen los beneficios de la aromaterapia.

Beneficios de los aceites de masajes para bebés

Los aceites de masaje tienen muchos efectos positivos en los bebés, son calmantes y proporcionan una sensación de confort.

El tiempo de masaje puede promover una unión maravillosa entre la madre y el niño puede y los aceites juegan un papel importante en este proceso, también ayudan a que las manos se deslicen suavemente sobre el cuerpo del bebé.

¿Qué aceite usar para masajes de bebés?

Elije los aceites naturales y comestibles tales como aceite de semilla de uva o aceite de almendras, pero también puedes usar aceite vegetal puro con la adición de una gota de lavanda, vainilla o esencia de limón para que el masaje sea aún más agradable.

Los aceites comestibles son la mejor opción porque los bebes siempre tienden a jugar con sus manos o pies y el aceite puede entrar fácilmente en la boca.

También puedes comprar los aceites suaves de masaje para bebés que están diseñados especialmente para su piel y siempre evita aplicarlos en la cara y la cabeza.

Cómo realizar el masaje del bebé con aceites

  • Antes de comenzar con el masaje calienta siempre el aceite en las palmas de las manos y desliza las manos sobre el pecho del bebé.
  • Masajea suavemente el abdomen de derecha a la izquierda, con una mano tras otra.
  • Seguidamente camina con los dedos en el abdomen de izquierda a derecha y de arriba abajo.
  • Después enrolla cada pierna en la palma de la mano y masajear los pequeños pies del bebé; empuja las rodillitas hacia el abdomen presiona suavemente durante unos segundos y luego repite el movimiento.
  • Para el masaje de la espalda tienes que realizarlo con movimientos de ida y vuelta a través de ella y después desde los hombros hasta los pies del bebé.
  • El final del masaje es lo más dulce porque culmina con un suave beso.