Saltar al contenido

¿Cómo prevenir el eczema en bebés?

Los problemas cutáneos afectan tanto a los adultos como a los niños, por eso saber cómo prevenir eczema en bebés es crucial ya que los síntomas en ellos son mucho más intensos y desagradables.

¿Cómo prevenir el eczema en bebés?

El eczema, prurito y descamación es algo frecuente en los bebés, pero afortunadamente se trata de un problema sumamente prevenible mediante recaudos sencillos a poner en marcha en el día a día.

Picor, hinchazón y eritema son algunos de los principales signos de advertencia que llevan al eczema. Este es uno de los problemas de la piel que más afecta en el mundo, las causas son variadas y dependen de cada caso en particular.

En los bebés el eczema es algo recurrente y los signos de alerta pueden ser:

  • Piel escamosa y seca en la zona afectada pero también suele aparecer en cara y cuello
  • Inflamación en las mejillas o en la zona afectada
  • Prurito
  • Erupciones en cualquier parte del cuerpo, especialmente en tobillos, cuello, brazos, cara y las muñecas.
  • Todos estos síntomas ponen en marcha una serie de reacciones que se pueden producir ya sea por el contacto de la piel con un producto químico nocivo o con materiales alérgenos.
  • Cabe aclarar que varios estudios determinaron que el eczema puede tener un origen hereditario, los niños de padres con este problema tienen mayores probabilidades de padecerlo.

Consejos y trucos para la prevención del eczema en el bebé

Hidratar la piel

¿Cómo prevenir el eczema en bebés?
¿Cómo prevenir el eczema en bebés?

Hidratar regularmente la piel del bebé puede prevenir la aparición de eccema. Una de las principales causas de esta enfermedad es la incapacidad de la piel para conservar la humedad natural.

Hay que humectar las zonas claves con una loción para bebés libre de fragancia y agradable a la piel, si es posible optar por una fórmula orgánica para evitar el efecto de productos químicos y aplicarla por lo menos dos veces por día para una hidratación adecuada.

Recortar las uñas

Recortar las uñas del bebé también es necesario, ya que de esta forma se evitan los daños en la piel que ocasiona el mismo al rascarse, además es la única forma de prevenir que penetren productos químicos y otros agentes dañinos en su piel.

Jabón especial para bebés

Siempre hay que bañarlo con un jabón libre de químicos, antialérgico y especial para bebés. Su piel es muy sensible a los efectos de las fragancias y colorantes que pueden tener estos productos de limpieza por ello solo hay que usar los especialmente formulados para la piel de los niños.

Alimentación adecuada

La mala alimentación también puede causar complicaciones y desencadenar el eccema, lo que la mamá coma se transmite a la leche y por consiguiente generar efectos en el bebé.

Los alimentos cítricos, el trigo, los cacahuetes y la soja tienen que consumirse con cuidado por sus posibles efectos.

Ropa de algodón

La ropa es otro punto a tener en cuenta, el algodón es el tejido ideal a fin de eliminar los principales factores de activación del eczema no solo porque es natural sino porque además absorbe mejor la sudoración.

Es imprescindible eliminar toda ropa con material sintético que este directamente en contacto con la piel del bebé para reducir las posibilidades de erupciones cutáneas y la inflamación.

Humidificador

Los humidificadores son también uno de los mejores remedios para combatir el eczema. La temperatura en la habitación del bebé también podría desempeñar un papel primordial en la aparición del problema.

Los humificadores aseguran aire fresco, así como la temperatura apropiada del cuerpo del bebé. Los espacios muy calurosos hacen que el niño sude y que tenga mayor probabilidad de problemas respiratorios, por lo tanto el mantener el aire a buena temperatura, libre de polvo y otros elementos que amenazan su estado de salud es indispensable.