Saltar al contenido

Ejercicios para mantenerse en forma en el embarazo

Estar embarazada no es sinónimo de sedentarismo. Si siempre se ha practicado ejercicio, un embarazo normal no es impedimento alguno para seguir con la rutina, la cual obviamente irá cambiando conforme la gestación avance. En este post veremos cuáles son los ejercicios para mantenerse en forma en el embarazo más recomendado por los médicos.

Ejercicios para mantenerse en forma en el embarazo

Durante el embarazo, el ejercicio solo tiene la finalidad de mantener en forma el cuerpo, lo que ayuda al momento del parto. Pero en algunos casos, la pérdida de peso puede ser beneficiosa tanto para la madre como para el bebé, cuando el IMC de ella es más de 40.

Si el embarazo es normal, la mayoría de los médicos aconsejan el que la mamá se mantenga activa, e incluso le permiten hacer ejercicio casi tanto como lo hacía antes.

Ejercicios para mantenerse en forma en el embarazo
Ejercicios para mantenerse en forma en el embarazo

Ejercicios recomendadas para embarazadas

Pues bien, cuando es importante el descender de peso mientras se está gestando, 30 minutos de ejercicio cinco días a la semana es lo mínimo para mantenerse en forma, y las siguientes actividades son las recomendadas:

Caminar a paso ligero

Este es un ejercicio seguro que no aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo ni influye en un aborto involuntario.

Es una actividad simple que se puede hacer en cualquier momento, ya sea al aire libre o en una cinta caminadora.

Para comenzar los especialistas recomiendan caminar un kilómetro tres a cuatro veces a la semana.

Yoga

Pocos tipos de ejercicio son tan beneficiosos para el cuerpo y la mente durante el embarazo como el yoga.

Esta actividad ayuda a lidiar con el dolor de espalda porque fortalece los músculos lumbares, e incluso, podría acortar el trabajo de parto si se opta por un parto natural.

Después del tercer trimestre hay que evitar los ejercicios de yoga que suponen acostarse boca arriba, así como el yoga caliente, ya que la temperatura del cuerpo de por sí es elevada durante el embarazo.

Natación

La actividad física en el agua es un excelente tipo de ejercicio para bajar de peso durante el embarazo.

En el caso de la natación el beneficio extra que tiene es que fortalece los músculos de la espalda, liberando la presión que el propio embarazo ejerce sobre las articulaciones.

Ciclismo

Otra buena manera de mantenerse en forma durante cualquier trimestre del embarazo es con ciclismo, pero con bicicleta fija (por seguridad).

Es una actividad aeróbica excelente que estimula la circulación de la sangre sin ejercer un exceso de presión en las piernas y las articulaciones.

Entrenamiento con pesas

La mayoría de las mujeres embarazadas pueden continuar o incluso empezar con el entrenamiento con pesas. Sin embargo, hay que controlar el peso para que no se dañe la espalda como también hacer ejercicios en una posición segura.

La combinación de entrenamiento con pesas y aeróbicos es ideal para controlar el peso o bajar un excedente durante el embarazo.

Deportes de alta intensidad

La práctica de deportes de alta intensidad no está prohibida, pero hay que tomarla con calma, y sólo deben realizarse en superficies planas y cuidadas que reduzcan el impacto.

Ejercicios para los músculos abdominales

Las mujeres que se han entrenado toda la vida, pueden seguir realizando abdominales por un lapso de tiempo, pero las que no, es recomendable que no empiecen estando embarazadas.

Se debe pedir al instructor que dé otros ejercicios para mantener firme la musculatura del abdomen, y que sean seguros para la gestación.

Ejercicios a evitar durante el embarazo

  • No es conveniente realizar deportes de contacto, tampoco buceo ni ejercicios de altura o de alto riesgo.
  • No es aconsejable ir a saunas y bañeras de hidromasaje, como tampoco ejercitarse en un ambiente caluroso y húmedo.
  • Nunca hay que olvidar el beber agua antes, durante y después del ejercicio.

Como puedes ver es posible combinar embarazo con entrenamiento físico, solo es cuestión de consultar con el obstetra y a la vez ir modificando la rutina de ejercicios conforme el embarazo va avanzando.