Saltar al contenido

Hábitos saludables para el 1º trimestre de embarazo

El primer trimestre del embarazo es un momento crucial para hacer algunos cambios positivos en el estilo de vida. En este post te enseño cuáles son algunas de los habitos saludables para el 1º trimestre de embarazo, desde tomar los suplementos adecuados hasta el reducir el consumo de cafeína, entre otros tantos.

Hábitos saludables para el 1º trimestre de embarazo

El primer trimestre de embarazo es un momento en el cual la madre comienza a hacer los cambios necesarios en su vida diaria, con el fin de garantizar el mejor desarrollo de su hijo y la salud de ambos.

Hábitos saludables para el 1º trimestre de embarazo
Hábitos saludables para el 1º trimestre de embarazo

Tomar vitaminas prenatales

El ácido fólico y la vitamina D son algunos de los nutrientes más importantes que el cuerpo necesita durante el primer trimestre de embarazo.

La vitamina D necesaria es de10 mcg por día y el ácido fólico 400 mcg por día, estos nutrientes tienen que comenzar a tomarse lo antes posible para reducir el riesgo de que el bebé desarrolle problemas cerebrales y de la médula espinal.

Reducir el consumo de cafeína

No hay que pasar de una taza de café al día. La dosis máxima recomendada para una embarazada es de 200 mg de cafeína por día, mayor cantidad aumenta el riesgo de problemas en el embarazo e incluso un aborto involuntario.

Mejorar la dieta

Es importante el comer más frutas y hortalizas frescas, incluso cando se toman vitaminas prenatales.

Es necesario el desterrar toda la comida chatarra y reemplazarla por opciones más saludables. Si bien no hace falta el consumir más calorías en el primer trimestre, la calidad de los alimentos es sumamente importante.

Evitar el alcohol

Es necesario dejar de beber alcohol, al menos durante el primer trimestre. Incluso una sola bebida al día puede aumentar el riesgo de problemas de salud para el bebé, y el consumo de alcohol durante el embarazo se ha relacionado con un bajo peso al nacer. Hay que dejar de de fumar y de beber por completo.

Aprender qué alimentos evitar

Una vez que se ha confirmado el embarazo, es importante evitar los alimentos que pueden contener toxinas o bacterias potencialmente perjudiciales para el bebé.

La carne cruda y los productos lácteos sin pasteurizar son particularmente arriesgados para las embarazadas, al igual que las preparaciones con pescado crudo y huevos a medio cocer.

Otros hábitos saludables para el 1º trimestre de embarazo

Dormir más

Descansar lo suficiente es muy importante, y el irse a dormir más temprano puede ayudar a conservar la energía por más tiempo, sobre todo cuando se tienen muchas náuseas.

El sueño es muy importante, y las horas necesarias se pueden conseguir con o sin siestas adicionales.

Manejar el estrés

Es de suma importancia el mantener el nivel de estrés bajo control, esto no solo es beneficioso para el bebé, sino también para la madre.

El comienzo del embarazo podría ser el mejor momento para incursionar en clases de yoga prenatal o cualquier tipo de ejercicios de respiración que ayuden a relajarse.

Revisar los medicamentos

Incluso sin la ayuda de un médico, siempre hay que comprobar todos los medicamentos recetados para asegurar de que no generen problemas en el embarazo.

Siempre hay que leer las instrucciones detalladas y los efectos secundarios de los medicamentos de venta libre, o simplemente consultar con el farmacéutico.

Evitar los productos de limpieza tóxicos

Es momento de cuidarse en todo, incluso a la hora de limpiar la casa. Además de usar guantes de látex, hay que cuidarse de los productos de limpieza porque pueden contener ingredientes nocivos que son asimilados mediante la respiración.

Lo ideal es emplear productos de limpieza orgánicos, y de no ser posible, siempre tener las ventanas abiertas de par en par al momento de limpiar la casa.

Aprender a hacer los ejercicios Kegel

El ejercitar los músculos del suelo pélvico es una de las cosas más importantes que se deben hacer en el primer trimestre de embarazo.

Esto se debe a que los ejercicios Kegel ayudan a evitar el riesgo de incontinencia urinaria durante el embarazo avanzado y después del parto.