Saltar al contenido

La importancia del ácido fólico en el embarazo

La-importancia-del-acido-folico-en-el-embarazo

Muchas veces hemos oído que las mujeres embarazadas debemos tomar ácido fólico, preferentemente desde antes de concebir. Es sumamente importante conocer la importancia del ácido fólico en el embarazo y sus beneficios.

La importancia del ácido fólico en el embarazo
La importancia del ácido fólico en el embarazo

La importancia del ácido fólico en el embarazo

También conocido como vitamina B9, el ácido fólico ayuda a prevenir los defectos del tubo neural en nuestro bebé.

Estudios han revelado que su consumo adecuado antes y durante el embarazo -especialmente en sus primeros momentos- ayudan a prevenir un 70 por ciento de los defectos en el tubo neural, que es de donde se forman el cerebro y la médula de nuestro bebé.

Estos defectos son, principalmente, la columna bífida y la anencefalia. En el primer caso, el bebé nace con la espina dorsal abierta en dos puntas, que en los cuadros más graves puede significar problemas en el control de esfínteres y cierto grado de parálisis en las piernas. Por otro lado, la anencefalia es una enfermedad mortal: el bebé nace con el cerebro y el cráneo poco o nada desarrollados y no puede vivir fuera del útero materno. El ácido fólico además reduce el riesgo de otros defectos congénitos como labio leporino, paladar hendido o ciertas fallas cardíacas, y disminuye además las posibilidades de un nacimiento prematuro.

Beneficios de tomar ácido fólico

Es importante tomarlo a diario en pastillas porque es una vitamina hidrosoluble, que significa que el cuerpo no puede almacenarla: se utiliza lo necesario en el momento, para la formación de proteínas y hemoglobina, y el resto se deshecha con la orina.

El acido fólico mejor absorbido en su forma sintética: pastillas de suplementos vitamínicos o sólo de ácido fólico. Necesitamos 400 mg diarios y, desde el embarazo, podemos subir la dosis hasta 600mg.

Es necesario empezar a consumirlo antes de quedar embarazada por dos razones: en primer lugar, la vitamina B9 estimula la producción de hemoglobina, lo cual ayudará a que la placenta de forme mejor y más rápido; y en segundo lugar, porque el tubo neural se forma en los primeros 28 días del embarazo, y no es raro que aún no sepamos que estamos esperando un bebé en ese entonces. Si estamos prevenidas, el ácido fólico actuará desde el momento de la concepción.

Alimentos que aportan ácido fólico

El folato, que es el átomo del que se sintetiza el ácido fólico, puede encontrarse en alimentos como:

  • Lentejas
  • Maníes
  • Semillas de Girasol
  • Gérmen de Trigo
  • Garbanzos
  • Espinaca
  • Espárragos
  • Porotos negros
  • Higado
  • Avellanas
  • Arbejas
  • Brócoli
  • Naranjas

Por lo tanto, lo ideal es programar el embarazo y empezar a tomar la vitamina B9 un año antes de concebir. Pero como muchas veces los bebés llegan de sorpresa, sólo es cuestión de consultar con nuestro médico la mejor forma, si es posible, de ponernos al día.