Saltar al contenido

Primeros síntomas del embarazo

Los primeros síntomas del embarazo muchas veces pasan desapercibidos. No es extraño enterarnos que vamos a ser mamás cuando ya pasaron varias semanas desde la concepción. Sin embargo, nuestro cuerpo empieza a dar señales casi desde el primer momento, es sólo cuestión de estar atentas.

¿Cuáles son los primeros síntomas del embarazo?

Cuando quedas embarazada en tu cuerpo comienzan a producirse una serie de cambios que causan determinados síntomas los cuales varían de una mujer a otra, tanto la cantidad como la intensidad de los mismos.

Si bien el mayor indicio de embarazo es la falta de la regla, este aspecto solo llama la atención en las mujeres regulares no pasa lo mismo con las que tienen habituales retrasos, de igual modo suceden otros síntomas que conforman el diagnóstico presuntivo de embarazo.

  • Aumento del tamaño de las mamas. A causa de las hormonas que el cuerpo secreta por el embarazo, los pechos aumentan de tamaño y pueden sentirse tensión, pesadez y molestias. Este signo puede pasar desapercibido al confundirse con la llegada de la regla.
  • Cansancio y sueño. Las hormonas del embarazo progesterona y la gonadotrofina coriónica, así como el consumo de energía del cuerpo por estar gestando una nueva vida, hacen que la mujer se sienta cansada y con mucho sueño.
  • Sangrado vaginal color rosa. Cuando el huevo es fecundado y se implanta en el utero se produce el llamado “sangrado de implantación”, este es una péquela descarga de sangre de color rosa o amarronada, sin olor y se produce 14 días después de que el ovulo fue fertilizado, coincide con la fecha de la menstruación.
  • Náuseas y vómitos. Las hormonas progesterona y gonadotrofina coriónica son las responsables de estos malestares que suelen ocurrir por la mañana y pueden durar todo el día.
  • Sensibilidad a los olores. Las hormonas también generan una mayor percepción de los olores, y hacen que la mujer sienta aromas que antes no captaba.
  • Antojos o repulsión por determinadas comidas. Los cambios en los sentidos de gusto y olfato por la acción hormonal hacen que la mujer tenga antojos o asco a determinadas comidas, las que antes podían gustarle como no.
  • Baja tensión. La acción hormonal hace que se relajen los vasos sanguíneos y por eso baja la presión arterial.
  • Mareos y desmayos. Al bajar la presión sanguínea la mujer se siente mareada y puede desmayarse.
  • Más ganas de orinar. Por el aumento de líquidos y fluidos corporales, los riñones trabajan más y por ello aumenta la frecuencia miccional, por otra parte a medida que el embarazo progresa, el útero aumenta de tamaño y la vejiga se congestiona causando la necesidad de orinar con mayor frecuencia.
  • Atraso de la regla. En el caso de mujeres regulares, cuando la menstruación no llega es señal de que algo sucede. En este momento es posible realizarse un test casero de embarazo.
  • Aumento de la temperatura. La progesterona hace que aumente la temperatura del cuerpo un grado.
  • Dolores pélvicos. Suceden por la congestión que se produce al crecer el útero. Es una sensación parecida a cuando la regla se aproxima o a los dolores que suceden cuando se está menstruando.
  • Constipación y gases. La progesterona hace que se incremente el tránsito intestinal y por ende se tienen más gases.

¿Qué se siente cuando se está embarazada?

Primeros síntomas del embarazo
Primeros síntomas del embarazo

Uno de los primero síntomas es la sensibilidad de los pechos. De pronto, se hinchan y duelen, un poco más que cuando tenemos el período. Esto se da por el aumento repentino de los niveles hormonales, y una vez que el cuerpo se acostumbra, va disminuyendo (a partir del segundo trimestre).

Muy probablemente por el aumento de la progesterona –una hormona que apoya el embarazo- nos sentiremos cansadas físicamente y con mucho sueño. Esto desparece mediando el embarazo pero vuelve a hacerse presente llegando al final.

También a causa de la progesterona, la presión arterial disminuirá. Esto puede provocar mareos y desmayos, así que siempre será bueno tener algo salado a mano. Esta hormona también provoca un aumento de la temperatura corporal, que podremos notar principalmente cuando despertamos.

El “atraso” es otro síntoma. Siendo generalmente alrededor del día 14 del ciclo menstrual la fecha usual de concepción, diez o doce días después del día “D” notaremos que nuestro período no ha llegado. Puede que encontremos, sin embargo, algunas gotitas de sangre. Se considera normal en este momento, hasta en ocasiones está acompañado de dolor ya que coincide la fecha del período con la implantación del embrión en el útero, lo cual puede ser confundido con los dolores premestruales.

El aumento de esta progesterona y de la gonadotrofina coriónica, una de las células constituyentes de la placenta, producen las famosas nauseas y repulsiones. Si bien las nauseas suelen presentarse durante la mañana, pueden aparecer en cualquier momento del día; y las repulsiones no se dirigen a ningún alimento o bebida particular, sino que cambia de mujer a mujer. Esto viene acompañado de una mayor percepción de los olores y aromas.

Además del busto, el abdomen va a inflamarse como cuando estamos a punto de tener nuestro período. Puede ser también que nos constipemos y tengamos gases, porque los intestinos comienzan distenderse para hacer lugar al crecimiento del útero. También tendremos ganas frecuentes de hacer pis, que irán aumentando a medida que avance el embarazo.

A todos estos cambios físicos no es extraño que se sumen variadas sensaciones personales. No es nada extraño sentirse distinta o rara: las hormonas están trabajando horas extras y pueden desacomodarnos un poco la sensibilidad.

Si algo de lo que comentamos te resulta conocido, es hora de hacer un test de embarazo. ¡Buena suerte!