Saltar al contenido

Tipos de abortos involuntarios y naturales

El término aborto involuntario se refiere a la pérdida de un bebé durante las primeras 20 semanas de embarazo. La mayoría de estos abortos ocurren en las primeras etapas del embarazo, sobre todo durante el primer trimestre. Existen diferentes tipos de abortos involuntarios y naturales, y el comprender cada uno de ellos ayuda mucho a las mujeres para que puedan saber lo que está pasando en su cuerpo.

Tipos de abortos involuntarios y naturales

Ante todo es importante tener en claro que durante el primer trimestre aproximadamente 1 de cada 5 embarazos terminan en aborto involuntario, y la mayoría de las mujeres que pasaron por esta experiencia, tendrá un embarazo exitoso en el futuro.

Tipos de abortos involuntarios y naturales
Tipos de abortos involuntarios y naturales

Amenazado

Un aborto involuntario amenazado es cuando el cuerpo de la mujer muestra señales de pérdidas.

Puede haber un poco de sangrado vaginal o dolor abdominal bajo durante una cantidad de tiempo variable, a veces días o semanas.

Esta amenaza puede llevar a un aborto, como también detenerse y que el embarazo siga su rumbo normal. Lo único que se puede hacer para evitar la pérdida de bebé es el reposo.

Inevitable

El aborto involuntario inevitable puede suceder después de un aborto involuntario amenazado, como también sin previo aviso.

Por lo general se produce una gran cantidad de sangrado vaginal y fuertes calambres en el abdomen inferior. Durante el aborto involuntario el cuello del útero se abre y el feto se pierde con el sangrado.

Completo

Un aborto involuntario completo es cuando todo el tejido del embarazo se desprende del útero.

El sangrado vaginal puede continuar durante varios días después del aborto, acompañado de dolor y calambres, siendo muy similar a un fuerte dolor menstrual. Es importante que el médico determine si se ha desprendido todo el tejido y no queda rastro alguno.

Incompleto

Un aborto involuntario incompleto es cuando parte del tejido del embarazo se queda en el útero. El sangrado vaginal y los calambres abdominales pueden continuar porque el útero continúa tratando de vaciarse.

En estos casos el médico debe proceder a la dilatación del cuello uterino y raspado del mismo, para poder eliminar cualquier tejido restante.

Pérdidas

En estos casos el bebé ha muerto pero se ha quedado en el útero. Puede generarse un flujo amarronado y algunos de los síntomas del embarazo, como náuseas y cansancio tienden a desaparecer.

No se presentan otros síntomas de aborto espontáneo, como cólicos y sangrado vaginal, y es probable que la mujer no se entere de que ha perdido a su bebé, sino hasta el siguiente control pre-natal.

Recurrente

Un pequeño número de mujeres se ven afectadas por abortos involuntarios recurrentes. Este es un problema poco común, y requiere del control de un especialista para evitar que siga sucediendo.

Cuando se han tenido tres o más abortos involuntarios, es imprescindible el hacer estudios para investigar las causas.

Tipos de embarazos que resultan en un aborto natural:

Ectópico

Un embarazo ectópico es cuando el embrión se implanta dentro de la trompa de Falopio u otras zonas, fuera del útero. En este caso el feto no puede sobrevivir y los síntomas que genera la situación son: dolor agudo en la parte baja del abdomen, sangrado vaginal, sensación de desmayo, vómitos o dolor en la punta de uno de los hombros.

Embarazo anembrionados

Un embarazo anembriónico es cuando el saco embrionario se desarrolla pero no hay bebé dentro. En la mayoría de los casos, el embrión fue concebido pero no se desarrolló y fue reabsorbido por el útero en una fase muy temprana.

Esta condición generalmente se descubre durante los estudios prenatales.